Universidad Albizu celebra a su Clase de 2020

La institución graduó a 383 estudiantes, en su gran mayoría mujeres, que se suman al la fuerza profesional del país en el campo de salud mental y conducta humana

0
153

(San Juan, PR) –Con mucha emoción y nostalgia, la Universidad Albizu celebró con una ceremonia televisada los actos simbólicos de graduación de la Clase de 2020, cuyo evento de colación de grados tuvo que ser cancelado el año pasado ante la emergencia del Covid-19. Durante la ceremonia, se otorgaron los grados a 383 estudiantes de la institución que completaron sus estudios en el otoño de 2019 y la primavera y verano de 2020.  De este grupo, se reconocieron a 13 estudiantes sobresalientes de los diferentes programas académicos.  El 83% de esta clase fueron mujeres.

“Aún cuando no se pudo realizar un evento presencial, este grupo de egresados merecía la oportunidad de celebrar su esfuerzo.  Para nosotros, su graduación representa una reafirmación de la contribución que hacemos como institución al desarrollo profesional de las nuevas generaciones y a la salud del país”, explicó el Dr. José Pons Madera, Presidente de la Albizu.  El Dr. Pons hizo un llamado a los egresado a continuar su camino profesional con confianza, dignidad y humildad, emulando los valores heredados del fundador de la Universidad, Dr. Carlos Albizu Miranda.

La graduación de esta clase supone un logro extraordinario para muchos alumnos, porque se produce en circunstancias nunca antes vistas. Una de ellas es Shirly Stuart Sánchez, quien se graduó del programa PsyD en Psicología Clínica del Centro Universitario de Mayagüez de la Universidad Albizu.  La maternidad sorprendió a Shirly en un momento crucial de su preparación académica. Se mantuvo estudiando mientras ella y su familia, como tantos otros puertorriqueños, trataban de sobreponerse a la catástrofe de María. Tras perder un embarazo, descubrió que estaba encinta cuando se disponía a iniciar su práctica.

Shirly Stuart Sánchez, quien se graduó del programa PsyD en Psicología Clínica del Centro Universitario de Mayagüez de la Universidad Albizu.

“Fue un reto porque estaba pasando por un momento de muchos cambios, pero siempre me decía que hay otras personas que han superado retos mucho más difíciles.” Tras dar a luz y cuando se empezaba a preparar para tomar su reválida, quedó embarazada nuevamente y enfrentó varias complicaciones de salud. “La fecha de dar a luz era el mismo día de la reválida, ya estábamos encerrados por la pandemia y a mi mamá la diagnosticaron con cáncer. Me quedaba dormida encima de los repasos, tenía náuseas todo el tiempo y consideré posponer los estudios. Pero enseguida pensaba en que no quería darme por vencida y trataba al menos de ver qué podía hacer hoy.” Dio a luz y a los dos días de salir del hospital tomó la reválida. La aprobó. “Pensé quitarme en momentos de frustración, pero nunca me detuve.”