¿Cómo Fortalecer su Proyección Profesional?

0
119

Ciertamente, los estudios son un componente esencial en el proceso de formación
profesional. No obstante, el convertirse en un(a) profesional exitoso(a) va más allá de adquirir un
conjunto de conocimientos y habilidades prácticas necesarios para obtener cierto nivel de
expertise en un determinado campo laboral, sino que también requiere de una buena proyección.
La proyección profesional se puede definir como aquella percepción que tienen los demás
respecto a uno en el ambiente de trabajo, según el comportamiento y desempeño expuestos. De
acuerdo con Guerrero (2010), las personas profesionales deben encontrar un equilibrio entre su
proyección y su preparación académica. Esto es, simplemente demostrar lo que se es
(Castellanos, 2019). Para exhibir un alto grado de profesionalismo, los dos elementos
(proyección y preparación académica) deben estar presentes a la par ya que dependen el uno del
otro. Además, es importante que haya coherencia entre ambos para poder causar una impresión
que transmita seguridad e influya positivamente en el prójimo. De este modo es que los(as)
verdaderos(as) líderes consiguen cautivar a sus colaboradores y, por ende, lograr lo que se
proponen (Guerrero, 2010). Entonces, ¿qué hacer para desarrollar una proyección profesional
adecuada? A continuación, algunas recomendaciones: (1) defina su visión profesional; (2) sea
auténtico(a); (3) cuide su imagen personal; (4) asuma una actitud positiva; y (5) busque
oportunidades de desarrollo.
La primera recomendación se enfoca en lo que la persona debe hacer antes de
proyectarse. Para ello, necesita saber hacia dónde se dirigirá, lo cual se basa en establecer metas
a corto/largo plazo, identificar sus intereses y encontrar un propósito en su carrera. Una vez lo
haya definido, debe preguntarse a sí mismo(a) qué es lo que desea proyectar conforme a sus
aspiraciones profesionales. Como capitán de su propio velero, esto le ayudará a encaminarse en
dirección a esos objetivos que se ha propuesto (Castellanos, 2019).
La segunda recomendación invita a sacar el máximo provecho de los talentos, de la
personalidad, y de todo lo que el individuo tiene disponible para realizar la mejor ejecución
posible (Lugo, 2019). Consiste en revelar ese profesional que lleva dentro, destacando esas
virtudes y capacidades que posee, aprovechando cada una de estas para ofrecer su versión más
completa en el quehacer laboral. Guerrero (2010) subraya el valor de tener una identidad propia
acorde a las características individuales, valores, principios y competencias profesionales. Cada
quién debe conseguir que su marca personal e imagen profesional refleje la mayor cantidad de
información verdadera de sí mismos(as) para generar confianza y credibilidad (Castellanos,
2019). Se refiere a mantenerse fiel a su esencia.
La tercera recomendación tiene que ver con la imagen personal, la cual se constituye por
tres elementos de la comunicación que todo(a) profesional, sin distinción, debe reforzar: la parte
física, la verbal y la no verbal (Castellanos, 2019). En conjunto, estos factores permiten que la
proyección profesional se vuelva una herramienta poderosa para triunfar en el contexto laboral
contemporáneo. Igualmente, Guerrero (2010) sugiere que en una actualidad donde se les exige a
los(as) profesionales ser cada vez más competentes, la imagen a proyectar será fundamental a la
hora de ejercer confianza y liderazgo. También, para ser creíble y que funcione, una excelente
imagen tiene que estar respaldada por la educación y una serie de conocimientos y habilidades
específicos.
La cuarta recomendación explica que, para desarrollar una buena imagen y proyectarse
de manera profesional, se debe comenzar por adoptar una actitud positiva (Lugo, 2019). En ese
sentido, lo principal es fortalecer la autoestima y la autoconfianza, de modo que la persona pueda
sentirse apto(a) para enfrentar cualquier reto, trabajando con entusiasmo e iniciativa. La
combinación entre personalidad, imagen y actitud es lo que lleva a los(as) profesionales a
proyectarse hacia un mundo de posibilidades (Castellanos, 2019).
La quinta y última recomendación promueve el desarrollo personal y profesional. En una
realidad laboral tan cambiante, la educación continua y el desarrollo de habilidades es vital para
la población de profesionales. Todo(a) profesional es responsable de explorar las diversas
oportunidades de capacitación que existen para mantener sus conocimientos actualizados ya sea
a través de cursos, talleres, seminarios, conferencias, entre otros. Esto ayuda estar a la
vanguardia sobre las últimas tendencias en su industria y en el mercado del trabajo para seguir
vigentes. Un estudio del Foro Económico Mundial (WEF, 2016) concluyó que, dentro de una
economía en constante evolución, las 16 habilidades que todos los(as) estudiantes alrededor del
globo demandarán para progresar en el siglo XXI incluyen:

Alfabetizaciones literarias:

  • Literatura
  • Aritmética
  • Científica
  • Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)
  • Financiera
  • Cultural y cívica
  1. Competencias:
  • Pensamiento crítico/solución de problemas
  • Creatividad
  • Comunicación
  • Colaboración
  1. Cualidades del carácter:
  • Curiosidad
  • Iniciativa
  • Persistencia/valor
  • Adaptabilidad
  • Liderazgo
  • Consciencia social y cultural
    Estas son esas características que los(las) profesionales del futuro deben poseer para
    alcanzar el éxito. Lugo (2019) considera que expresar profesionalismo implica estar
    dispuestos(as) día a día a aprender, desarrollarse, tener compromiso y modificar aquellas cosas
    que limitan el crecimiento. Siguiendo lo anterior, cualquier persona será capaz de transformarse
    poco a poco en ese(a) gran profesional que aspira a ser.
    Finalmente, proyectarse como un(a) profesional de excelencia es clave para una carrera
    exitosa. Para ello, tenga presente lo siguiente: fije metas claras, sea siempre usted mismo(a),
    construya una imagen sólida, muestre una actitud positiva y nunca pare de aprender. Así podrá
    avanzar hacia su máximo potencial. Esto no sólo inspirará confianza en sí mismo, en sus colegas
    y/o en sus clientes, sino que al mismo tiempo impulsará el cumplimiento de sus objetivos y le
    abrirá muchas más puertas en el ámbito laboral.